Skip links

La evolución del sector hotelero tras la pandemia

2022 está siendo un año de grandes vaivenes para la economía en general, y para el sector turístico en particular. Si a principios de año la evolución positiva de la crisis sanitaria parecía dar lugar a un crecimiento cercano a los niveles prepandémicos, tanto a nivel global como nacional, el estallido de la Guerra de Ucrania y sus consecuencias han generado mayor incertidumbre en la evolución del sector.

MOORE GLOBAL, como red internacional de firmas de servicios profesionales, presente en más de cien países, posee una amplia visión de la evolución económica en muy diversas industrias. Gracias a esto, los expertos en Hoteles y Ocio de MOORE cuentan con la información necesaria para predecir algunas tendencias en el sector hotelero que están ganando impulso.

En este contexto, Márton Takács, responsable de MOORE GLOBAL a nivel mundial para Hoteles y Ocio, ha publicado recientemente un análisis en profundidad sobre la situación de estas empresas tras la pandemia.

Evolución tecnológica en el sector turístico

Una de las principales tendencias que señala Takács en su informe es la de la evolución tecnológica, de la que espera “ver más y más soluciones en toda la experiencia de usuario desde el momento de la reserva hasta el pago y el check-out”.

Para muchas empresas, uno de los mayores obstáculos para un regreso a la normalidad tras la pandemia es la falta de personal. Se estima una cifra de alrededor de 60 millones de puestos vacantes en la industria hotelera a nivel mundial este año, y es probable que la mayoría de estos puestos (a menudo pagados por horas a un sueldo bajo), permanezcan vacíos porque los trabajadores habituales tuvieron que reconvertirse durante la pandemia y se han movido hacia otros sectores.

Ante la escasez de empleados, muchos empresarios están acudiendo a la tecnología para llenar esos huecos en el servicio. Así, veremos cada vez más aplicaciones móviles que permiten a los huéspedes personalizar cada aspecto de su estancia, y las máquinas sustituirán a los empleados a una velocidad aún mayor a la esperada.

Algunas medidas tomadas durante la pandemia, como el check-in online o la lectura de códigos QR para consultar un menú o servicio, van a quedarse en muchos establecimientos, pero también veremos extenderse el auto check-in en recepción, robots de limpieza, o incluso máquinas para servir alimentos y recoger platos en los comedores de hoteles de gama media.  

Estas soluciones tecnológicas inteligentes pueden mejorar la experiencia del huésped al brindar a los clientes más control, pero también liberan personal del hotel para interactuar con los huéspedes en aquellos servicios donde la atención personal marca más la diferencia.

Márton Takács, señalando el aspecto positivo de la situación, asegura que son tiempos emocionantes para la industria, ya que la recuperación viene acompañada de nuevas oportunidades.

Diferencias entre mercados y gamas

Los expertos de MOORE GLOBAL predicen que Europa liderará la apertura de nuevos hoteles (2022 batirá un récord con la apertura de 110.000 habitaciones en el continente), pero hay una sensación de renovación evidente en la mayoría de los principales mercados del mundo.

Esta ampliación de la oferta puede afectar a las tasas de ocupación de las habitaciones a medio plazo, pero se verá compensado por la demanda reprimida en la mayoría de los principales mercados turísticos. Además, se da la paradoja de que la inflación que preocupa a otros sectores, pudiera impulsar los ingresos de los hoteles.

En cuanto al mercado hotelero en Estados Unidos, Jennifer Hogencamp, socia de Citrin Cooperman, firma perteneciente a MOORE GLOBAL en la Costa Este, señala que hay una gran diferencia en las expectativas de compradores y vendedores de establecimientos: los compradores potenciales esperan encontrar un montón de activos en dificultades que puedan comprar a bajo precio, mientras que los hoteleros que han sobrevivido buscan una prima de precio.

Por su parte, el hotelero neoyorquino Ian Schrager, inventor del concepto de hotel boutique, cree que este tipo de hoteles de alta gama seguirán prosperando, pero habrá una consolidación de las cadenas hoteleras del mercado medio, donde los costes más altos y los márgenes más bajos podrían hacer inviables algunas de ellas. En cuanto a los hoteles de gama baja, especula que prescindirán de costes como los restaurantes y ofrecerán servicio de habitaciones a través de aplicaciones conectadas a cocinas «fantasma».

En un escenario muy diferente se encuentran los mercados asiáticos, donde aún perduran las medidas sanitarias más restrictivas y los empresarios se encuentran a la expectativa de cómo afectará al sector la vuelta a la normalidad tras un largo periodo en que muchos establecimientos se han reconvertido hacia otros servicios.

El informe de MOORE Intelligence concluye asegurando que, aunque el mundo se encuentra en diferentes etapas de recuperación de la Covid y los acontecimientos geopolíticos están generando incertidumbre en mercados clave, hay un optimismo generalizado en la industria de los viajes que no veíamos desde hace mucho tiempo.