Skip links

Razones para tener un responsable de Compliance

Compliance es un término inglés traducible por “Cumplimiento” y que en el mundo empresarial abarca tanto los roles como los procesos internos encargados del cumplimiento normativo de una empresa. Se trata de una función cada vez más importante en el sector corporativo y que encaja a la perfección con el refrán español “más vale prevenir que curar”.

Cualquier empresa, independientemente de su tamaño o sector, necesita prever y evitar cualquier riesgo legal, financiero o reputacional que puedan impedir o dificultar el desarrollo y crecimiento de una organización. Por esto se hace imprescindible contar con un responsable de Compliance.

El departamento de Compliance en una empresa

El departamento de Compliance y la figura del Compliance officer son los encargados de velar porque una empresa cumpla con todas las normativas que le son aplicables, y entendemos por “normativas” tanto las regulaciones oficiales del país o jurisdicción en que opera dicha empresa, como las directrices internas establecidas a modo de control.

Se trata de una figura que surgió en las grandes corporaciones estadounidenses en los años setenta y ochenta a raíz de la proliferación de varios casos de corrupción empresarial, y que se ha ido extendiendo a todos los mercados por el gran valor que aporta a la empresa en cuanto a prevención de riesgos.

Su implantación en España se inició con la introducción de la figura de Compliance por parte de las multinacionales, pero también en sectores nacionales muy regulados como el financiero. Sin embargo, a partir de la reforma del código penal de 2010, en la que se implantó la responsabilidad penal de las personas jurídicas, comenzó a extenderse la necesidad de un departamento capaz de prevenir cualquier tipo de sanción.

La tarea de este departamento consiste en asesorar y establecer reglas de control, vigilar que estas se cumplan, e identificar y alertar sobre posibles riesgos de incumplimiento.

Como decíamos, el responsable de Compliance no se limita al cumplimiento normativo de las regulaciones impuestas por las autoridades locales y nacionales, sino que puede establecer y velar porque se cumplan otras normas internas de la empresa destinadas a evitar pérdidas o riesgos para la organización, ya sean de carácter material o reputacional.

Los servicios de Compliance de MOORE ACPM

La gestión del riesgo se ha convertido en un aspecto cada vez más importante de los negocios globales. Si bien muchas corporaciones están obligadas por la ley, las regulaciones o las partes interesadas, a aplicar estos procesos y procedimientos, es importante implementarlo de forma general en cualquier empresa como parte de una exitosa estrategia de negocios.

Por este motivo, MOORE ACPM trabaja con clientes de todos los sectores, adaptándose a las necesidades de su tamaño, tipo de negocio, y organización, para ayudarles en su política de Compliance, tanto asesorando a los responsables internos de cada empresa como brindando servicios externos diseñados para ayudar en la gestión eficaz de los riesgos.

Entre los servicios ofrecidos por MOORE ACPM destacan la implantación y evaluación de:

  • Sistemas de Prevención de Blanqueo de Capitales.
  • Sistemas de Control Interno.
  • Sistemas de Gestión de Cumplimiento.
  • Análisis de riesgos de la entidad y diseño de medidas de prevención y control.
  • Auditoría interna.
  • Plan de continuidad del negocio.
  • Implementación o revisión de la Ley Sarbanes-Oxley (SOX) para evitar la alteración fraudulente de la cotización de las empresas.

Estas tareas complementan y se enmarcan dentro de otros servicios de la consultoría de negocios que MOORE ACPM ofrece a sus clientes para aplicar las mejores prácticas de gobierno corporativo, y que abarcan desde el análisis y diagnóstico organizacional a la formación de personal, pasando por el diseño de procesos de negocio o las evaluaciones de proyectos.