Skip links

El futuro de las propiedades inmobiliarias

Un análisis detallado de los mercados de inversión en todo el mundo realizado por MOORE Global, revela que el sector inmobiliario ha resistido la crisis del Covid mucho mejor de lo que predijeron muchos analistas, aunque los importantes cambios en relación al lugar donde vivimos, trabajamos y nos relajamos, tendrán un impacto profundo en los patrones de inversión en los próximos años.

A expensas de lo que ocurra con la evolución de la pandemia y la aparición de nuevas olas o variantes del virus, la tendencia de la inversión inmobiliaria es de una recuperación con fuerza a medida que el mundo supera la peor parte de la crisis sanitaria. Es posible que muchas inversiones tradicionales en el ladrillo nunca vuelvan a generar los rendimientos de los que antes dependían los fondos inmobiliarios, pero han aparecido nuevas clases de activos y las denominadas ubicaciones «secundarias» que están dando fuerza a este sector.

Nuevas oportunidades de inversión inmobiliaria

El grupo inmobiliario internacional Savills ha analizado las intenciones de inversión inmobiliaria en el corto y medio plazo en colaboración con los expertos de MOORE Global, que evalúan las tendencias del mercado. Paul Tostevin, director de Savills World Research, señala que las nuevas oportunidades de inversión se encuentran en lo que se conoce como Beds, meds and sheds, es decir en ‘camas, medicamentos y cobertizos’.

Con este término se hace referencia a las zonas residenciales de buena calidad (beds); los espacios dedicados a la tecnología médica y ciencias de la salud que ahora tiene una mayor prioridad (meds); y a los almacenes de distribución necesarios para gestionar el aumento en el comercio minorista (sheds).

Tal como indica Ross Sicuro, director de MOORE Australia (SA) «el Covid ha cambiado el atractivo de ciertos tipos de activos inmobiliarios y los promotores están mucho más enfocados en lo que podría continuar generando máximos ingresos en caso de una próxima disrupción masiva similar a la pandemia«. Por ejemplo, los grandes centros comerciales se han visto muy afectados, mientras que los denominados “establecimientos de conveniencia” y de comida rápida en ubicaciones suburbanas han resistido bastante bien.

Los cambios en las oficinas y áreas comerciales

Al inicio de la crisis del Covid, muchos pronosticaron el fin del trabajo de oficina y la desaparición de las compras en las calles comerciales, lo que llevó a los grandes propietarios de espacios laborales y locales comerciales a dar un paso atrás y, en varios casos, cerrar sus fondos para evitar que los inversores asustados se fueran.

Sin embargo, el estudio revela que, aunque el teletrabajo está en auge, las oficinas seguirán siendo la clase de activo dominante en el sector inmobiliario y con un rendimiento sólido a partir del verano de 2022, igual que se han recuperado con fuerza tras las últimas recesiones financieras.

Los expertos de MOORE Global confían en el regreso a la oficina, aunque los requisitos de equipamiento cambiarán porque deberán ser ‘a prueba de Covid’. En las nuevas inversiones inmobiliarias serán prioritarios los sistemas de ventilación adecuados, y el entorno de trabajo tendrá que orientarse hacia espacios frescos y colaborativos, en lugar de filas de escritorios de trabajo y ordenadores.

En cuanto al comercio minorista, los empresarios y propietarios de locales se enfrentan a un futuro más difícil, pero la pandemia ha ofrecido la oportunidad de repensar las calles comerciales. Según Guy Richardson, de MOORE Kingston Smith en Londres, “Internet ha reducido la actividad de las tiendas físicas, pero es posible encontrar áreas comerciales en ciertos pueblos y ciudades que aún funcionan muy bien porque están bien diseñadas y tienen la combinación adecuada de comercio minorista y ocio. Igual que un pequeño parque comercial en las afueras de una ciudad podría funcionar bien debido a su posición en relación con el lugar donde vive la gente ahora, y la facilidad con que pueden acceder a él».

Además, los expertos de MOORE Global señalan que a los cambios de tendencia surgidos tras la pandemia, hay que añadir la agenda medioambiental que está influyendo en la toma de decisiones sobre dónde colocar un negocio.

Con una amplia experiencia y conocimiento del sector inmobiliario y de la construcción, las firmas miembro de MOORE Global brindan un servicio de calidad a sus clientes para responder a sus necesidades locales, nacionales e internacionales, facilitando información sobre la industria, los flujos de inversión o el contexto regulatorio, y proporcionando asesoría y soluciones personalizadas en relación al sector.